<
 

Pruebas BMW 120d Zaragoza Aragón

Al compacto de BMW no le podía pasar nada mejor que montar el motor Diesel de 2.0 litros y 177 caballos. A continuación les mostramos todos los detalles de este vehículo...

Midas Av. San Jose, 102-104  
976591976
San Jose 102
Zaragoza, Aragón

Esta Información es Proveída por
Auto Delicias S.A.  
976347600
Zaragoza 
Zaragoza, Aragón

Esta Información es Proveída por
Agreda  
902490690
Zaragoza 
Zaragoza, Aragón

Esta Información es Proveída por
Talleres Zoilo Rios S. L. U.  
976591806
San Jose 102
Zaragoza, Aragón

Esta Información es Proveída por
Talleres Joaquin Marco Fax:  
976429747
Santiago Rusiñol 15
Zaragoza, Aragón

Esta Información es Proveída por
Auto Delicias, S.A.  
976347600
Zaragoza 
Zaragoza, Aragón

Esta Información es Proveída por
Agreda Automovil  
976300087
Zaragoza 
Zaragoza, Aragón

Esta Información es Proveída por
Pergomza 2000 S.A.  
976469720
Diputados 5
Zaragoza, Aragón

Esta Información es Proveída por
Talleres Joaquin Marco Santiago Rusiñol, 15  
976429747
Santiago Rusiñol 15
Zaragoza, Aragón

Esta Información es Proveída por
Antonio Pascual Tomas  
976517290
Adolfo Aznar 11
Zaragoza, Aragón

Esta Información es Proveída por
Esta Información es Proveída por

Pruebas BMW 120d

Proveído Por:

Nota global 14/20

Por rendimiento y consumo estamos ante un propulsor excepcional que enfatiza la verdadera razón de ser del Serie 1, la deportividad.

El mejor motor Diesel de cuatro cilindros del momento y el compacto más deportivo del mercado se dan cita en nuestra prueba de hoy. Los conocíamos por separado pero nunca los habíamos probado en conjunto. No vamos a ponérselo fácil, por delante más de 700 kilómetros de carretera abierta para comprobar todo lo que da de sí el BMW 120d.

Conducción 17/20

El propulsor que equipa este 120d es básicamente el mismo que emplean las versiones 116d, 118d y 123d, con potencias de 115, 143 y 205 caballos, respectivamente. Se trata de un turbodiesel de cuatro cilindros en línea con inyección directa mediante ‘common-rail’ que está asociado a un cambio manual de seis relaciones. El cambio es preciso, de recorridos cortos y tacto duro, como marcan los cánones en BMW. Los desarrollos de la caja de cambios está bien ajustados, y la sexta velocidad es especialmente larga, lo que nos permite establecer velocidades de crucero elevadas sin apenas revolucionar el motor. Nada que reprochar en este sentido, pero volvamos al motor...

Lo primero que nos convence de este 2.0 es su suavidad de funcionamiento. Resulta sorprendente arrancar un motor de estas características y recibir la callada por respuesta. Sin lugar a dudas, estamos ante uno de los propulsores Diesel más silenciosos del mercado. Su elevada potencia (177 caballos) se entrega a 4000 rpm y el par máximo, de nada menos que 350 Nm, está disponible entre las 1.750 y las 3.000 vueltas. Es decir, ofrece un ratio de aprovechamiento elevado. A medio régimen está repleto de fuerza, como la mayoría de propulsores de este tipo, pero el BMW no tiene un ‘bache de potencia’ pronunciado cuando nos acercamos a las 2.000 vueltas -como sucede en la mayoría de motores de este tipo-. Todo lo contrario, a bajo régimen dispone de par suficiente y sube de vueltas con facilidad hasta llegar a la parte más alta del tacómetro, entregando toda su potencia de forma lineal. Además, permite estirarlo por encima de las 4.000 vueltas y todo esto sin dejar de ser enérgico, suave y progresivo. Inmejorable.

Con este motor, el Serie 1 pasa de 0 a 100 km/h en 7,6 segundos, alcanza una velocidad punta de 228 km/h y presenta un gasto de combustible de 4,8 litros/100 kilómetros, según los datos oficiales. Es decir, tiene una de las mejores relaciones prestaciones/consumo del mercado. Por ejemplo, un Audi A3 2.0 TDI de 170 caballos es tres décimas más lento y gasta casi medio litro más por cada 100 kilómetros.

COMPORTAMIENTO

En carretera, el Serie 1 se desmarca del resto de sus competidores por ser el único compacto de tracción trasera. Esta particularidad mecánica lo hace más divertido de conducir que sus rivales, pero también exige más conocimientos por parte del conductor. El control de estabilidad es de serie en toda la gama y nos asiste con suficiencia en cada situación comprometida, capando los continuos sobrevirajes que podemos experimentar si apuramos los límites de la carretera o si las condiciones de adherencia no son óptimas.

Por lo demás, la eficacia incontestable de los frenos y el exquisito tacto de la dirección posibilitan una conducción deportiva muy por encima de la media del segmento. Eso sí, tanto la dirección asistida ‘Servotronic’ -de dureza variable-, como la suspensión deportiva que equipaba nuestra unidad de pruebas son opcionales y suponen un sobrecoste de 285 y 387 euros, respectivamente. En el caso de la dirección puede ser un gasto aconsejable, pero la suspensión nos resultó demasiado dura e incómoda en las zonas bacheadas.

Seguridad 15/20

En materia de seguridad el equipamiento del Serie 1 puede ser muy amplio siempre y cuando se esté dispuesto a pagar por ello, ¡cómo no!
De serie sólo incluye airbag frontales, laterales y de cabeza para conductor y pasajero, controles de tracción y estabilidad o luces de freno con doble intensidad. Por tanto, forman parte del equipamiento opcional todos los demás sistemas. Por ejemplo: los faros antiniebla, el control de velocidad, la dirección activa, los faros de xenón, o la fijación ISOFIX para sillitas infantiles en los asientos traseros.

En lo referente a seguridad pasiva, le avalan las 5 estrellas EuroNcap en protección para adultos obtenidas en 2004. Entonces, el Serie 1 se conformó con otras 3 en materia de seguridad para niños y una sobre 4 en caso de atropello a peatones.

Confort 8/20

La palabra confort es la última que se nos ocurriría pronunciar a bordo de este 120d. El habitáculo está bien insonorizado, la calidad de fabricación está por encima de toda duda y tanto los materiales como los acabados son de categoría premium. Sí, pero para de contar. Por sus formas, el habitáculo tiene una serie de problemas que sólo se explican porque ha sido diseñado en exclusiva para complacer al conductor.

El copiloto no tendrá un espacio óptimo para las piernas a menos que pueda retrasar al máximo su asiento, algo que sólo podrá hacer si no viaja nadie detrás. Y en la parte trasera el espacio es mínimo tanto para las rodillas, como para la cabeza y los hombros. Hay coches de menor tamaño con unas plazas traseras mucho más cómodas. Por el contrario, el maletero es más que aceptable, 330 litros de capacidad.

Ecología 18/20

Con unas emisiones de CO2 de 128 gr/km, el BMW 120d puede considerarse como el coche de su potencia más ecológico del momento. Además, el motor es más silencioso que los Diesel convencionales y al ralentí se para. Nuestra unidad de pruebas equipaba el sistema ‘Auto Start Stop’ que según la marca puede reducir hasta un 10% del consumo medio del motor en condiciones de atasco.

Y lo cierto es que por desgracia no tardamos en comprobarlo. Recorrimos varios kilómetros en caravana, víctimas de la Operación Salida del Puente del primero de Mayo y llegamos a nuestro destino con un gasto medio de 6,3 litros/100 kilómetros. Sin duda, quedamos más que satisfechos con el consumo realizado en conducción normal y también con el funcionamiento del ‘Auto Start Stop’. El sistema de arranque entra en funcionamiento de forma automática cuando pisamos el embrague para engranar la primera velocidad y el motor se detiene cuando ponemos punto muerto y paramos el coche por completo. No es para anda molesto y además, podemos desactivarlo si queremos.

Por cierto, este mecanismo es de los pocos que forman parte del equipamiento opcional del Serie 1 y no encarecen su precio.

Valor de compra 12/20

El BMW 120d tiene un precio de salida de 29.200 euros que le sitúa como una opción intermedia entre un VW Golf GTD y un Audi A3 2.0 TDI de 170 caballos, por ejemplo. Lo cierto es que ambos aventajan al 120d tanto en el equipamiento de serie, como en el espacio disponible y en el caso del Audi también está un poco por delante en cuanto a la calidad y presentación del interior. Sin embargo, ninguno de estos dos rivales podrá medirse al BMW en el apartado mecánico. El precio del 120d se justifica por un motor Diesel excepcional en cuanto a rendimiento, funcionamiento y consumo. Además la experiencia de conducción es más intensa debido a su característica tracción trasera. En definitiva, la deportividad se paga.

Haga click aquí para leer más artículos de Car and Driver