<
 

Nissan GT-R: Prueba de Fuego Logroño La Rioja

Tomar contacto con el Nissan GT-R, ya sea visualmente o al conducirlo, es experimentar una subida de adrenalina. Obtenga más información de este auto a continuación...

Talleres Buje Padre Marin, 7  
941245768
Padre Marin 5
Logroño, La Rioja

Esta Información es Proveída por
Buzarra Elias Francisco Javier
941245768
Padre Marin 5
Logroño, La Rioja

Esta Información es Proveída por
Av. De Mendavia, 26 - Pol. Cantabria  
941231000
Mendavia 26
Logroño, La Rioja

Esta Información es Proveída por
Agrisa Maquinaria Agricola  
941231000
Mendavia 26
Logroño, La Rioja

Esta Información es Proveída por
Auto Iregua S.A.  
941231100
Lope De Vega 31
Logroño, La Rioja

Esta Información es Proveída por
Rioja Motor S.A.  
941271780
Lobete 38
Logroño, La Rioja

Esta Información es Proveída por
Barrera 4-6 S.L.  
941204245
Barrera 4
Logroño, La Rioja

Esta Información es Proveída por
Carrascosa Perez Antonio Manuel
941234711
Arquitectos Alamo Y Ceballos 7
Logroño, La Rioja

Esta Información es Proveída por
Agrisa  
941231000
Mendavia 26
Logroño, La Rioja

Esta Información es Proveída por
Agro Industrial Riojana S.A.  
941231000
Mendavia 26
Logroño, La Rioja

Esta Información es Proveída por
Esta Información es Proveída por

Nissan GT-R: Prueba de Fuego

Proveído Por:

Heredero de aquellos impresionantes, e inalcanzables en nuestro país, Skyline el nuevo deportivo de altos vuelos de la marca japonesa primero asombra con unas líneas que, enseguida, nos sugieren un desafío al Porsche 911 Turbo o, si miramos los faros redondos de su trasera, al Ferrari 430.

Pero la idea de que esto pueda ser una bonita y agresiva fachada se nos quita muy pronto de la cabeza. La forma en la que responde y empuja los seis cilindros biturbo hasta sus 7.000 revoluciones de zona roja, nos obliga a ponernos el chip de máxima alerta y sujetar con más firmeza el volante.

La aceleración máxima es brutal, pero las sensaciones son de eficacia, no de potencia bruta. Mucho tiene que ver el sistema de tracción total que, en condiciones normales manda el 100% de la potencia al eje trasero y, a medida que este va perdiendo motricidad, la reparte al 50 % con el delantero. El GT-R se pega al suelo y se propulsa con una energía que sorprenderá al menos avisado. Mientras volamos hacia la siguiente referencia, la caja de cambios robotizada Getrag de doble embrague y seis velocidades nos ayuda con un sistema de arrancada en parado Launch Control y con unos cambios de relación fulgurantes. Esta elevada potencia y su correcta gestión van acompañadas de una suspensión sin concesiones. Firme como una roca y seca como la de un coche de carreras, su doble triángulo delantero y su eje multibrazo detrás se apoya sin piedad sobre unos enormes neumáticos que se encargan en todo momento de no perder el control sobre el asfalto. Esto ocurre pocas veces, cuando jugamos con los límites, y entonces deberemos compensar el violento derrapaje con precisos movimientos de la dirección, muy directa y dura, como requiere la personalidad de este soberbio GT.

Los cuatro discos de freno autoventilados, con pinzas de seis pistones delante y cuatro detrás, detienen al Nissan en muy pocos metros, ayudado cuando hace falta por un sistema electrónico amplificador de la frenada.

Poco tiempo nos deja el Nissan para atender a sus instrumentos, pero entre ellos nos fascina un procesador con pantalla táctil que nos da todos los datos de aceleraciones, giro, admisión del motor, turbo, frenada o reparto de la transmisión además de las ya habituales de un ordenador de a bordo.

Es un coche especial, para conductores muy especiales y con un precio especial a partir de 85.300 euros.

Haga click aquí para leer más artículos de Car and Driver