<
 

Mercedes C 200 CDI Estate vs Audi A4 Avant 2.0 TDI Badajoz Extremadura

El Mercedes Clase C, referente del segmento renovado la pasada temporada, ha sido más cauto y conservador que el Audi A4 en su evolución. Conozca más de estos autos solo aquí...

Instituto Bachillerato Mixto Nº 1  
924275754
Juan Gonzalez Rodriguez 
Badajoz, Extremadura

Esta Información es Proveída por
Autociba S.A.  
924207184
Madrid 65
Badajoz, Extremadura

Esta Información es Proveída por
Talleres Salo S.A.Y.S. S.L.  
924690301
Ctra. B-Granada Km. 0042,3
Sta Marta, Extremadura

Esta Información es Proveída por
TALLERES CARLOS
924258062
C/ Manuel Rojas Torres, nave 6 - carretera de Madrid (junto a Renault).
Badajoz, Extremadura
 
ANTONIO BRAVO S.A.
924207273
Ctra. Madrid-Lisboa, km 397.
Badajoz, Extremadura
 
Distribucion Y Ventas S.L.  
924245811
Nacional V Madrid-Lisboa Km. 0398,0
Badajoz, Extremadura

Esta Información es Proveída por
Centrowagen S.L.  
924207475
Pol Ind Centrowagen Km. 0003,0
Badajoz, Extremadura

Esta Información es Proveída por
Talleres Salo Says, S. L.  
924690301
Ctra. B-Granada 42
Sta Marta, Extremadura

Esta Información es Proveída por
SERRASAN MOTOR S.L.
924286948
Calle Nevero Veinte, 7 (pol. ind. El Nevero).
Badajoz, Extremadura
 
AUTOMOCIN DEL OESTE
924254411
Avda. Ricardo Carapeto Zambrano, 135 - A1.
Badajoz, Extremadura
 
Esta Información es Proveída por

Mercedes C 200 CDI Estate vs Audi A4 Avant 2.0 TDI

Proveído Por:

Hasta ahora, las carrocerías familiares de Audi habían renunciado a ofrecer una capacidad relevante en favor de conservar el estilo propio del modelo. Con el nuevo A4, comprobamos que, presentando una trasera 'de marca' al 100 %, el Avant se adjudica unas cotas de carga ya en la media entre las berlinas familiares del segmento. De los 440 litros -1.185 con los asientos abatidos- de capacidad de maletero en la generación anterior, el Avant ha pasado a cubicar 490 -1.430 litros- en su nueva carrocería. Pero, como ya hemos visto en otras pruebas anteriores, el A4 no solamente ha mejorado en capacidad, sino que ha sufrido un espectacular salto cualitativo en todos los aspectos que lo han situado en la vanguardia de su categoría.

En cuanto a capacidad de maletero, el Estate ha pasado de los anteriores 470 -1.355- litros de la versión precedente a los 485 -1.500- actuales. La razón de este menor incremento de espacio interior es que, mientras el nuevo Audi a pegado un estirón espectacular pasando de ser un coche de 4,58 metros a situarse en los 4,70 y con una considerable anchura, el Mercedes se ha mantenido en torno a las mismas cotas de longitud -sólo ha crecido cinco centímetros-. En lo que sí coinciden ambos modelos es en conservar las mismas dimensiones que las versiones berlina de tres cuerpos, algo que no ocurría siempre en las carrocerías break, que suelen alargar sus voladizaos traseros para aumentar considerablemente su capacidad posterior.

Motores infatigables

Para rodar todos los días y durante largos recorridos, ambas marcas nos ofrecen en sus gamas sendos cuatro cilindros turbodiésel de tecnología avanzada, con potencia medias y consumos propios de segmentos inferiores.

En el Audi, la adopción de un common rail ha dotado a su nuevo TDI de una suavidad que le faltaba al anterior motor de bomba-inyector, mucho más brusco y ruidoso. Ahora, el motor contribuye mucho más a dotar al A4 de la comodidad de marcha y placer de conducción que se espera en una berlina de lujo como es el Audi. Aunque ya no nos transmite esa 'patada' que caracterizaba al anterior TDI, el motor consigue unas prestaciones punteras en su clase -es especialmente bueno en las recuperaciones- con una suavidad excelente para un turbodiésel.

Otro tanto se puede decir del Mercedes, cuyo motor es muy silencioso y suave, consiguiendo unas prestaciones un poco por debajo de las del Audi. Este último demuestra una mayor energía y rapidez en las respuestas a bajo y medio régimen, siendo más ágil en ciudad o en carreteras de montaña. El motor Mercedes se revela, por su parte, ideal para rodar en carretera abierta a buenos cruceros y bajo régimen. Además, el aumento de potencia suplementario del propulsor, cifrado en 14 caballos, le sienta muy bien. Esto es así porque el anterior de 122 caballos se mostraba claramente insuficiente para mover con la debida soltura al Clase C, algo que por suerte ya no sucede.

En cuanto al consumo, piedra angular de los motores de gasóleo, el del A4 se mantiene muy bajo independientemente del escenario de utilización. No llega a la parquedad del motor 2.0 de BMW, referente en cuanto a consumo dentro de la categoría, pero aventaja en este caso al Mercedes, que se muestra más gastón. La razón principal es la transmisión automática, mucho más eficaz en el caso de la Multitronic de ocho velocidades del Audi, perfecta para aprovechar al máximo el rendimiento del motor TDI, e incluso divertida cuando actuamos sobre las rápidas levas secuenciales.

En el Mercedes, por el contrario, es más aconsejable el excelente cambio manual de seis velocidades que este automático de cinco, lento y poco eficaz en utilización secuencial, para conseguir el máximo rendimiento y mínimo consumo del 200 CDI. Es una pena que el avanzado cambio automático 7G-Tronic no se pueda asociar a los motores de cuatro cilindros Mercedes porque podría así competir en igualdad de condiciones con el motor del Audi A4 2.0 TDI Avant.

Conducir el Audi A4 Avant se hace, desde el principio, una tarea fácil y tranquilizadora. Muy bien asentado gracias a su gran batalla, su anchura, sus generosos neumáticos y presentando siempre en las curvas un ligero subviraje, transmite el tacto fino de una berlina de segmento superior. En comparación con el Mercedes, de propulsión trasera, éste se muestra un poco más enérgico de respuesta dinámica en las curvas, cosa que podemos solventar en el Audi optando por las suspensiones deportivas. Esta última elección es muy aconsejable, ya que hace al A4 Avant mucho más estable y ágil sin perjudicar notoriamente la comodidad de suspensiones. Esta, en el Clase C Estate es proverbial, ya que consigue un tarado siempre correcto y un filtrado de las irregularidades admirable rodando sobre cualquier tipo de asfalto.

Dinámica segura

En el Audi, disponemos de una amortiguación regulable como opción: el Audi Drive Select por 1.290 euros, que también es aconsejable y mejora aún más las cualidades dinámicas del coche. Con este sistema podemos, mediante el botón de mando MMI de la consola, configurar los reglajes de dureza de amortiguación, desmultiplicación de la dirección y respuesta del motor a nuestro gusto, según la conducción que practiquemos o las condiciones de rodaje imperantes. Mercedes también ofrece un 'paquete dinámico avanzado' opcional por 1.324 euros, pero en este caso no aporta mejoras tan significativas en la conducción del coche y solamente para quienes quieran un poco más de firmeza en los apoyos, bastará con acudir a la suspensión rebajada, que se ofrece por 530 euros.

En las frenadas, el Audi nos ha sorprendido, tanto por la potencia de su equipo, con discos de mayor tamaño que los del Mercedes, como por su sistema de control de estabilidad que mantiene la trayectoria perfectamente cuando detenemos el coche de la forma más brusca posible. Con el Mercedes, con exceso de peso, las distancias de detención son más largas y, en caso de frenadas al límite, no mantiene tan bien la estabilidad. También se manifiesta más sensible a la fatiga cuando exigimos trabajo a los frenos.

Familia a salvo

A lo largo de estos últimos años, uno de los apartados que más ha evolucionado en los automóviles ha sido el de la seguridad y, en particular, tanto Audi como Mercedes han aportado en sus nuevos modelos unos avances tan espectaculares como eficaces. El A4 Avant incorpora ya la última generación de sistemas que van desde la dirección dinámica que se adapta a las maniobras que deseamos realizar -1.425 euros-, hasta las alertas de conducción como el avisador de cambio de carril involuntario -645 euros-.

El Mercedes ha conseguido, al igual que el Audi A4, cinco estrellas en las pruebas de choque EuroNCAP. Dispone de siete airbags, incluido uno de rodilla para el conductor, y unos reposacabezas activos Neck Pro que previenen las lesiones cervicales en los accidentes. El sistema de prevención ante un accidente Pre Safe -466 euros- detecta la inminencia de un percance y actúa potenciando la frenada, situando correctamente los respaldos de los asientos y pretensando los cinturones.

En cuanto a la seguridad activa del Mercedes, otra opción bastante interesante aunque cara es el paquete de luces inteligentes ILS -disponible por 1.725 euros- que, actuando con los faros bixenón, iluminan la calzada adaptándose en intensidad y enfoque según las condiciones atmosféricas y el trazado de la carretera.

Después de todo...

Esta afirmación viene dada por el conjunto de cualidades que posee el Avant y que el Clase C Estate no tiene: el conjunto motor-cambio es perfecto, tanto por su respuesta como por consumos,una capacidad mejorada respecto al modelo anterior y una estética muy lograda, incluso más deportiva que la berlina. A ello ayuda mucho también el elevado equipamiento que posee, aunque con la lista interminable de opciones podemos configurarnos un A4 Avant único. El Mercedes es perfecto para aquéllos que les guste disfrutar con la propulsión y con las cualidades dinámicas del coche, puesto que te permite entrar en las curvas con mayor precisión, aunque esto se ve lastrado por el cambio. El precio del Audi es más favorable por algo más de 3.000 euros, una importante suma de dinero que decanta la balanza final por el A4 Avant.

Haga click aquí para leer más artículos de Car and Driver