<
 

Mercedes Benz Clase E Coupé Santa Cruz De Tenerife Canarias

Más ágil, divertido y con una línea mucho más atrayente que la berlina, el Mercedes Benz Clase E Coupé enamora a la vista y seduce después de haberlo conducido...

Gil Sanson S.A.  
922225644
Subida Al Mayorazgo 28
Santa Cruz De Tenerife, Canarias

Esta Información es Proveída por
Abraham Fuentes Fernández
922274946
San Miguel, 40.
Santa Cruz De Tenerife, Canarias
 
Miguel Tur Torres
922219066
Av. Benito Pérez Armas, 31.
Santa Cruz De Tenerife, Canarias
 
Turbo Diesel Tenerife
922220780
San Juan De La Cruz, 65.
Santa Cruz De Tenerife, Canarias
 
J.Motor Canarias S.L.
922570031
Sangradera, 3.
Tacoronte, Canarias
 
Taller Mecánico Juan Sosa
922276187
Duggi, 2.
Santa Cruz De Tenerife, Canarias
 
Tubos De Escape Camino Del Hierro
922211003
Cno. Hierro, 28.
Santa Cruz De Tenerife, Canarias
 
Taller René
922220514
Enrique De Anaga, 8.
Santa Cruz De Tenerife, Canarias
 
Taller Conde
922562406
Cno. el Trazo, 42.
Tacoronte, Canarias
 
Candelaria Rodríguez Fernández
922262521
Dr. Zamenhof, 20.
La Laguna, Canarias
 
Esta Información es Proveída por

Mercedes Benz Clase E Coupé

Proveído Por:

El Mercedes Clase E Coupé es uno de esos coches que rezuma elegancia y llama la atención sin necesidad de ser llamativo. Aunque comparte con la berlina muchos elementos de estilo, la resolución de toda la mitad trasera está tan lograda que puede decirse que es el Mercedes cupé de cuatro plazas más conseguido de las últimas décadas. Con respecto a la berlina mantiene la misma distancia entre ejes, pero es 17 centímetros más corto y 7'4 más bajo. Como buen cupé de la marca no lleva montante entre las ventanillas delanteras y traseras y éstas últimas son completamente descendentes, una elegante característica que distingue a los modelos de dos puertas de Mercedes. Su afilada línea le ha permitido convertirse en el coche de gran producción más aerodinámico del mundo, con un CX de sólo 0'24, frente a una media de 0'29 en este segmento.

En el interior encontramos un salpicadero casi idéntico al de la berlina, aunque la consola central es completamente distinta, sobre todo porque en ella se encuentra la palanca del cambio, ya sea manual o automático, mientras que en la berlina el selector del cambio automático se encuentra en la columna de la dirección; una diferenciación que ya se hacía entre las dos carrocerías en los modelos de los años 60. La moda minimalista de no poner interruptores y controlarlo todo a través de un mando central no ha llegado a Mercedes, afortunadamente. El equipo de sonido y el sistema de climatización tienen los mandos habituales para realizar cualquier función sin tener que moverse por complicados menús, aunque también cuenta con el sistema ‘Comand’, un mando único que controla muchas funciones pero con un funcionamiento bastante sencillo.

Aunque se trata de un cupé hay espacio de sobra en las plazas delanteras, con unos magníficos asientos opcionales que permiten múltiples posibilidades de reglajes y que se adaptan a cualquier talla. Los asientos traseros son dos plazas individuales con los reposacabezas integrados, pero a pesar de ello y de la inclinación de la luneta posterior se consigue una buena visibilidad hacia atrás. El espacio de carga es aprovechable y aunque pierde casi 90 litros de capacidad con respecto a la berlina, se queda en unos buenos 450 litros, además de poder ampliarse abatiendo los respaldos traseros.

Cinco deliciosos motores

Los cinco motores disponibles –tres gasolina y dos Diesel- son una verdadera delicia, incluso el Diesel de cuatro cilindros que con sus más de 200 caballos es algo menos silencioso que el resto de propulsores. El espectacular V8 ofrece un rugido y un comportamiento poderoso, pero con cualquiera de los otros cuatro, en especial con el 350 CDI ya se consiguen unas prestaciones impactantes y unos consumos que, al menos en las mediciones del ordenador de viaje, resultan sorprendentes.

Pero lo que realmente distingue al Coupé es su comportamiento. No es un verdadero deportivo ni transmite unas sensaciones vertiginosas, pero hay una sustanciosa diferencia con la berlina. La conducción tranquila y ‘de señor’ que parece pedir el modelo de cuatro puertas desaparece en el Coupé. Toda la gama cuenta con la suspensión ‘Agility Control’ que adapta la dureza de los amortiguadores a las condiciones de la conducción y la dirección es más directa y rápida, dos sustanciosas diferencias. Además se puede añadir la opción del ‘Modo deportivo’ que mediante el interruptor ‘Sport’ modifica todos los reglajes del coche –suspensión, desmultiplicación de la dirección, respuesta del acelerador y cambio automático- con lo que varía radicalmente y de forma apreciable el estilo de conducción, sobre todo en aceleración y recuperación, más que en la dureza del bastidor que sigue siendo cómodo aunque se haga ligeramente más rígido y desde luego es un Mercedes para cuatro pasajeros, no hay que esperar unas suspensiones ‘de carreras’ ni siquiera en el 500.

Un sin fin de opciones

El nuevo Clase E Coupé puede llevar todos los elementos tecnológicos de seguridad disponibles en la berlina, como el lector de límite de velocidad, control de crucero activo, sistema Pre-Safe, luces inteligentes y un sinfín de dispositivos, casi todos opcionales. Los airbag laterales traseros también hay que pagarlos aparte aunque deberían ser de serie en un coche de este precio, pero como buen Mercedes la lista de opciones es casi interminable. Aumentar la factura final de forma sorprendente es muy fácil, sólo hace falta que el cliente se entusiasme un poco a la hora de pedir cualquiera de los llamativos y apetecibles elementos tecnológicos o de lujo que están disponibles.

Haga click aquí para leer más artículos de Car and Driver