<
 

Hamann Lamborghini Gallardo Madrid Madrid

Conducir un coche de calle con más de 500 caballos en carretera abierta no es cosa sencilla. El Hamann Lamborghini Gallardo nos muestra un potencial inigualable...

Renault Avda. Jarama, 4  
916711344
Jarama (Del) 4
Coslada, Madrid

Esta Información es Proveída por
V T Motor C.B.  
917963038
Talleres 3
Madrid, Madrid

Esta Información es Proveída por
A6 Iberauto S.L.  
913573859
Padre Huidobro Km. 0011,8
Madrid, Madrid

Esta Información es Proveída por
Almoauto S.A.  
913310456
Albufera 323
Madrid, Madrid

Esta Información es Proveída por
Servicios Auxilires De Automocion Rodex S.A.  
914080856
Hermanos Gomez 19
Madrid, Madrid

Esta Información es Proveída por
Rebollo Hermanos S.A.  
916711344
Jarama (Del) 4
Coslada, Madrid

Esta Información es Proveída por
A E Llorente S.A.  
913981035
Doctor Federico Rubio Y Gali 37
Madrid, Madrid

Esta Información es Proveída por
Albufera Motor S.L.  
913037777
Carlos Sole 49
Madrid, Madrid

Esta Información es Proveída por
Midas Silenciador S.A.  
917140704
Europa 25
Madrid, Madrid

Esta Información es Proveída por
Talleres Fegrema S.L.  
914754434
Cordoba 15
Madrid, Madrid

Esta Información es Proveída por
Esta Información es Proveída por

Hamann Lamborghini Gallardo

Proveído Por:

Aprovechar todo el potencial de un vehículo de estas características pone a prueba la capacidad del conductor más experto, aunque afortunadamente sin necesidad de ser un piloto de competición se puede disfrutar, y mucho, de un coche como el Lamborghini Gallardo. Y si además, como en este caso, es el descapotable –Spider– y está modificado por Hamann la diversión es constante.

Así, nada más arrancar el motor ya se aprecian diferencias con respecto al modelo base. Uno de los componentes más trabajado es el sistema de escape que ahora tiene cuatro salidas de 76 milímetros cada una. El catalizador también ha sido modificado para obtener algo más de potencia del motor.

En primera persona

Entrar en el Gallardo no es tan chocante como hacerlo en el Murciélago. Las puertas son convencionales, aunque opcionalmente se pueden montar unas espectaculares de apertura vertical fabricadas por LSD, pero tal vez demasiado llamativas. Un plus sólo recomendable para los más atrevidos. Al volante comprobamos que todo permanece de serie, a excepción de unas alfombrillas exclusivas. De todas formas, Hamann ofrece un kit de once piezas en fibra de carbono para personalizar el interior. Lo que nadie puede poner en duda es la excelente calidad de los materiales y ajustes firmados por Audi.

Firmemente sujetos por sus magníficas butacas, nos ponemos el cinturón y aceleramos a fondo. El motor V10 alojado justo detrás de nuestra espalda se hace notar. Enfilamos una recta para comprobar el potencial del Gallardo y el resultado no defrauda. Afortunadamente, el sistema de tracción total, junto con el excelente cambio E-Gear secuencial automático, ponen las cosas más fáciles y permiten que nos centremos en la conducción. La tracción integral y el ESP son fundamentales en carretera para rodar rápido y con seguridad. El citado cambio E–Gear es rápido, preciso y ofrece mucha deportividad, sobre todo en las reducciones, al aplicar doble embrague. En estas situaciones el sonido que trasmite el nuevo sistema de escape es absolutamente impresionante y de lo mejor que hemos escuchado en un automóvil. Pura música para cualquier aficionado al mundo del motor.

Si en el modelo ‘estándar’ desde una salida en parado se pueden rebasar los 200 kilómetros/hora en menos de 15 segundos, los 60 caballos extra que ha extraído Hamann del V10 rebajan este registro en torno a un segundo. En la práctica, la nueva reprogramación de la centralita hace posible una mayor estirada del motor, que llega a sobrepasar las 8.000 revoluciones. Así, circular a este régimen supone sentir aceleraciones de vértigo difíciles de experimentar en cualquier otro vehículo de los que hemos podido probar.

La electrónica, protagonista

Una vez comprobado el trabajo llevado a cabo en el motor, analizamos el comportamiento de otros componentes. Si comenzamos la trazada pisando el freno el tren posterior se mueve ligeramente, pero los enormes neumáticos 325/25 ZR 20 –antes 290/30 ZR19– del tren trasero afianzan sin problema la trayectoria y nos permiten seguir enlazando curva tras curva con cambios de apoyo firmes y vertiginosos.

¿Y los frenos? Durante nuestro recorrido los discos aguantaron sin acusar el esfuerzo. El pedal tiene recorrido y exige pisar con fuerza. Además, el ABS no salta con facilidad y permite pisar el pedal con decisión y confiar en los enormes discos montados de 380 milímetros delante y 360 detrás con pinzas de ocho y seis pistones respectivamente. En definitiva, todo un lujo a tu alcance por 208.700 euros, un precio intocable para un coche casi inalcanzable.

Después de todo...

Ante un vehículo de estas características surge la duda de cuál es la necesidad de modificar un coche como el Gallardo. Tras probarlo esta duda desaparece y cobra sentido una explicación más o menos racional: tener un coche casi único. Si es difícil ser el propietario de un Gallardo, más lo es poseer uno modificado por Hamann. El trabajo llevado a cabo por el preparador alemán es muy completo y no se queda en un mero restyling estético.

Los 60 caballos extra se notan, los nuevos frenos también y el escape modificado emite pura música, con unos ‘altos’ dignos del mejor tenor. Si tienes un Lamborghini Gallardo y te ‘sobran’ poco menos de 50.000 euros, no lo dudes y prepárate para disfrutar de un coche ‘que marca’.

Haga click aquí para leer más artículos de Car and Driver