<
 

Audi A6 3.0 TDI vs Mercedes E 350 CDI Burgos Castilla y León

La elección de una berlina de este tipo, viene condicionada muchas veces por la imagen de marca que percibe el cliente: Audi A6 3.0 TDI vs Mercedes E 350 CDI

Bumotor Ctra. Madrid-Irun, Km 244  
947482250
Ctra. Madrid-Irun 244
Burgos, Castilla y León

Esta Información es Proveída por
Alonso Barriga Martinez Motoresport S.L.L.  
947480375
Madrid-Irun Km. 0243,0
Burgos, Castilla y León

Esta Información es Proveída por
Buralcar S.L. La Bureba, Sector 5 - Naves S. Miguel, 5-6  
947474065
La Bureba 
Burgos, Castilla y León

Esta Información es Proveída por
Alfageme Automoviles S.L.  
947474065
La Bureba 
Burgos, Castilla y León

Esta Información es Proveída por
Moisés Calvo Rodrigo
947224483
Padre Flórez, 4.
Burgos, Castilla y León
 
Autocid S.A.  
947278353
Ctra. Madrid-Irun Km. 0234,4
Burgos, Castilla y León

Esta Información es Proveída por
Talleres Miguel Alonso S.L.  
947485541
Alcalde Martin Cobos 
Burgos, Castilla y León

Esta Información es Proveída por
Bu-Motor S.A.  
947482250
Madrid-Irun Km. 0244,0
Burgos, Castilla y León

Esta Información es Proveída por
Rectificados Cuevas
947484555
Juan Ramón Jiménez Pol. Ind. Pentasa Iii, Nave 261
Burgos, Castilla y León
 
El Plantío Motor
947483617
Juan Ramón Jiménez Pol. Ind. Pentasa Iii, 37.
Burgos, Castilla y León
 
Esta Información es Proveída por

Audi A6 3.0 TDI vs Mercedes E 350 CDI

Proveído Por:

Estas dos berlinas se acercan mucho a los cinco metros de largo, un tamaño que ya las convierte en verdaderos coches de lujo, a pesar de que en sus respectivas marcas tienen por encima modelos todavía más grandes. El Audi es ligeramente más largo y bajo que el Mercedes, pero lo que realmente marca la diferencia de estilo es la percepción o la imagen que se tiene de cada uno de ellos. Elegante y serio el Mercedes y más deportivo y joven el Audi, cuentan argumentos más que suficientes para que muchos clientes se decidan por uno u otro, pues la calidad, seguridad, lujo y prestaciones ya se dan por supuesto cuando estamos hablando de marcas de nivel y con precios fuera del alcance del gran público.

Habitáculos casi idénticos

En cuanto a medidas exteriores los seis centímetros más de longitud del Audi no llegan a apreciarse, entre otras razones porque su distancia entre ejes es casi tres centímetros menor que la del Mercedes. Los habitáculos son casi idénticos en cotas, con una ligera ventaja en anchura para el A6 y un espacio longitudinal, tanto delante como detrás que pereceen ‘calcados’. Con los maleteros ocurre exactamente lo mismo y la diferencia es de sólo seis litros a favor del Audi, a pesar de que cuenta de serie con la tracción integral Quattro que ocupa parte del espacio en la parte trasera.

Magníficos motores V6

Aunque para muchos clientes las grandes berlinas deben llevar propulsores de gasolina, los motores turbodiésel que llevan estos dos rivales son auténticas joyas. Bloques V6, con cilindradas casi idénticas, rendimientos muy parecidos y realmente espectaculares, tanto por prestaciones como por consumo. Silenciosos, suaves y con una progresividad como sólo puede ofrecer un Diesel con su elevado par, los dos van acoplados a cajas automáticas que terminan de redondear el conjunto.

En el Audi el cambio es un Tiptronic de seis relaciones, de buen rendimiento pero algo más anticuado que la eficaz caja de siete velocidades del Mercedes, en los dos casos con levas detrás del volante para su uso como secuencial. Ambos ofrecen una extraordinaria suavidad, pero en el Mercedes es todavía más ‘fino’ y se aprecia menos el paso de una a otra relación.

Con pesos casi igualados y potencias muy similares, el Mercedes saca partido de su extraordinaria aerodinámica y de su citada caja de cambios de siete marchas para ofrecer un consumo medio ligeramente inferior al del Audi, aunque las prestaciones son prácticamente iguales, tanto en velocidad como en aceleración y capacidad de recuperación en cualquier circunstancia.

Diferenciados de fábrica

Si la imagen de marca de cada modelo ya está diferenciada, nuestras unidades de prueba marcaban aún más las distancias con sus equipamientos opcionales. El Audi montaba la suspensión deportiva opcional y las llantas de 18 pulgadas con neumáticos de perfil 45 –las de serie son de 17–. Por su parte el Mercedes llevaba llantas de 16 con cubiertas de perfil 55 y la suspensión neumática opcional. El resultado es que el A6 se hace todavía más ágil y deportivo que el modelo de serie sin opciones y el Clase E, aún más blando y cómodo que con la suspensión tradicional de muelles.

Los dos mantienen un excelente nivel de comodidad, pero el Mercedes resulta blando, incluso seleccionando la posición más dura de la suspensión; balancea más y los movimientos verticales de la carrocería son más acusados, aunque en ningún caso exagerados como para llegar a producir el efecto ‘barco’, y aunque te acostumbras esas diferencias resultan más acusadas cuando te bajas de uno de ellos e inmediatamente te pones a los mandos de su rival.

Las direcciones tienen muy buen tacto, pero la del Audi resulta más rápida, con 2,7 vueltas de volante frente a las 3,1 del Mercedes, aunque el de la estrella consigue un radio de giro menor. Con todos estos antecedentes, el Audi transmite más confianza a la hora de circular con rapidez por las carreteras más reviradas. Apoya más rápidamente y se mantiene más firme durante todo el trazado de las curvas, aunque el firme no esté perfectamente plano.

En el Mercedes la carrocería inclina algo más y los movimientos verticales se aprecian de manera más acusada, pero siempre manteniendo fielmente la trayectoria. La ventaja del Clase E y de la suspensión más suave –además de unos neumáticos de mayor perfil– está en su mayor capacidad para filtrar las pequeñas irregularidades del firme, pasando por encima de ellas de una manera casi sutil y sin que los pasajeros perciban la más mínima sacudida, algo que puede suceder en el A6, más seco frente a algunos pequeños resaltes o cambios en el asfalto. En autopista y carreteras amplias las diferencias son menos perceptibles porque con las batallas y anchura de vías de estos dos modelos la comodidad y el aplomo son sobresalientes a cualquier velocidad.

Cuidado con los extras

Comprar una berlina de este nivel puede convertirse en un verdadero quebradero de cabeza cuando nos ponen delante la interminable –y cara– lista de opciones, porque a menos que se sepa algo de las modernas tecnologías del automóvil, cualquiera puede volverse loco para decidir qué es lo que quiere o lo que realmente le conviene, eso sin contar con los elementos de ‘capricho’ como las diferentes tapicerías, equipos de sonido...

Al final la factura definitiva puede suponer otros 10.000 euros extras, más o menos el ‘valor añadido’ que llevaba cada una de las unidades de pruebas de este reportaje.

Haga click aquí para leer más artículos de Car and Driver