<
 

Alfa MiTo Multiair Murcia Murcia

Alfa MiTo te presenta un ingenio más en sus modelos se llama MultiAir que te permite gestionar electrónicamente las válvulas de admisión con cierta independencia del sistema de distribución...

Garaje Leon S.L.  
968233691
Ctra Alicante 4
Murcia, Murcia

Esta Información es Proveída por
Ford Arcomovil Carretera De Alicante, 12  
968200869
Ctra Alicante 62
Murcia, Murcia

Esta Información es Proveída por
Tecnicos En Automocion S.A.  
968200333
Ctra Alicante Km. 0002,5
Murcia, Murcia

Esta Información es Proveída por
Guillen Hermanos Automocion S.L.  
968258222
Av Progreso(B Progreso) 232
Murcia, Murcia

Esta Información es Proveída por
Pujante Motor S.L.  
968239050
Ctra Alicante 3
Murcia, Murcia

Esta Información es Proveída por
Aupesan S.L.  
968201021
Ctra Alicante 7
Murcia, Murcia

Esta Información es Proveída por
Lopez Alacid Noemi
968242334
 79
Murcia, Murcia

Esta Información es Proveída por
Veypu S.L.  
968201798
Ctra Alicante 6
Murcia, Murcia

Esta Información es Proveída por
Automocion Medina C.B.  
968352645
Cril. Campusino(B Progreso) 1
Murcia, Murcia

Esta Información es Proveída por
Renault Herrero Y Lopez Ctra. De Sangonera, Km 2  
968881532
Mazarron 2
Palmar O Lugar De Don Juan, Murcia

Esta Información es Proveída por
Esta Información es Proveída por

Alfa MiTo Multiair

Proveído Por:

Alfa MiTo Multiair



Por Cristóbal Rosaleny

Los inventos más geniales son muchas veces los más sencillos, y este principio se puede aplicar sin dudas al mundo del automóvil: el neumático sin cámara, el cinturón de seguridad y los sistemas multiválvulas son buenos ejemplos de esa genial simplicidad.

Estas palabras, que pueden parecer vagas, tienen una repercusión clara, y es que el aire de la combustión se puede controlar mejor en cada uno de los ciclos, según la carga de aceleración y la puntual circunstancia de conducción. Este trabajo de la centralita electrónica permite al motor acercarse un paso más a la combustión permanente de mezcla estequiométrica, esto es, la perfecta combinación de 14,7 gramos de aire por cada gramo de combustible. Cuando deflagra una mezcla estequiométrica, la combustión sólo genera agua y, aunque eso es una quimera en un motor de combustión interna, acercarse a esa mezcla estequiométrica también reduce las emisiones de monóxido de carbono, dióxido de carbono u óxidos de nitrógeno.

La electroválvula mágica

El Multiair funciona de un modo simple, al menos de contarlo: desaparece el árbol de levas de admisión (sí, no es un error), y se sustituye por una leva y un sistema electrohidráulico: un pequeño pistón, accionado por la mentada leva mecánica, se conecta a las válvulas de admisión mediante una cámara hidráulica, controlada por una electrohidráulica normalmente abierta.

Así pues, se pueden dar dos circunstancias: si la electroválvula (controlada por la centralita electrónica del motor) está cerrada, el aceite de la cámara hidráulica se comporta como un cuerpo sólido y transmite a las válvulas de admisión el alzado de válvula impuesto por la pequeña leva mecánica. El segundo caso sería que la electroválvula permaneciese abierta y, por tanto, el aceite empujado por el pequeño pistón del culatín fluye hacia un circuito de baja presión: la consecuencia es que las válvulas de admisión ya no siguen las órdenes de la leva y se cierran por efecto de los cotidianos muelles montados sobre las válvulas. La parte final del recorrido de cierre de las válvulas está gestionado por un freno hidráulico que asegura el correcto cierre en todo tipo de utilización.

Pero la auténtica característica excepcional del sistema Multiair es que, entre las dos circunstancias descritas hay una infinidad de puntos intermedios, y la electrónica de estos motores es tan precisa que puede variar la fase y la apertura de las válvulas de admisión a voluntad en cada ciclo de combustión para acercarse al máximo a la mezcla estequiométrica en cada momento.

Este sistema es mucho más preciso que una simple mariposa de admisión, y prueba de ello es su actuación en...

Haga click aquí para leer más artículos de Car and Driver